La nueva biblioteca

Pensar en una nueva biblioteca es uno de los grandes desafíos a los que se enfrentan los bibliotecarios. 

Por: Rodrigo Lastreto



“Es pasado el tiempo en que la biblioteca se parecía a un museo, en que el bibliotecario era una suerte de ratón entre húmedos libros y en que los visitantes miraban con ojos curiosos los antiguos tomos y los manuscritos.

Es presente el tiempo en que la biblioteca es una escuela, en que el bibliotecario es en el más alto sentido un maestro y en que el visitante tiene la misma relación con los libros que el trabajador manual tiene con sus herramientas.”
Melvil Dewey

Pensar en una nueva biblioteca es uno de los grandes desafíos a los que se enfrentan los bibliotecarios. Los cambios vertiginosos que ocurren a nuestro alrededor son una muestra de que no deben quedarse inmóviles ante esta situación. La biblioteca ya no es de un bibliotecario y un número limitado de usuarios. Es en una época donde la biblioteca es de todos, ya no pertenece a un barrio determinado. Hoy, podría afirmarse, que es patrimonio mundial. Los usuarios ya no son nuestros vecinos, en la actualidad, los usuarios se multiplican por miles y se encuentran más allá de las fronteras.

La biblioteca actual no es la del siglo XX, ni la de doscientos, quinientos o mil años atrás. En algunos casos, podrá mantener el mismo espíritu pero ya no es la misma.

Los que transitan a diario el mundo bibliotecario podrán observar que muchas se quedaron congeladas en el tiempo. Como si toda esa vorágine tecnológica que nos abraza día a día no existiera. La lógica indica, que si no se adaptan a estos cambios que se están produciendo a nivel social, tecnológico y cultural, indefectiblemente van camino a su desaparición.

EL TIEMPO DE LAS COMPUTADORAS E INTERNET

Como tantas de las más tradicionales profesiones, la del bibliotecario se vio superada por los innumerables avances tecnológicos que fueron sucediendo en las últimas décadas del siglo XX y durante estos primeros 15 años del nuevo siglo.

Uno de los motores de estos cambios fue la aparición y desarrollo de las computadoras. Luego llegó Internet para complicar o simplificar todo (según desde donde lo mire). Allá, por la década del ’60 apareció tímidamente solo para entendidos y con un objetivo meramente informativo. Era la Web 1.0. A partir de allí, los avances fueron cada vez más rápido, era el momento de la Web 2.0 donde el intercambio de información y la interacción entre los usuarios se convirtió en la vedette de la Red. Enseguida, surgieron las redes sociales (Twitter, Facebook, entre las más importantes) que le dieron un impulso mayor a esta interacción y ya nada fue como era entonces.

Ahora nos encontramos transitando la Web 3.0 o Web Semántica que consiste en una nueva concepción del entorno web para un uso más natural por parte de los usuarios, desapareciendo la búsqueda por palabras claves para dar paso a la búsqueda por necesidades y en forma de expresión humana natural. Se trata de utilizar un lenguaje similar al que se usa en la vida cotidiana.

EL NUEVO ROL DE LAS BIBLIOTECAS

Como dijimos unas líneas más arriba, muchas se quedaron en el tiempo y le dieron la espalda a estos cambios. Pero otras, más aventureras, se subieron a esta autopista tecnológica y comenzaron a mutar hacia la era de la nueva biblioteca.

Con el objetivo de captar a los nuevos usuarios desarrollaron herramientas que facilitaron el acceso a la información y la incorporación a los entornos sociales digitales en los que se desenvuelve actualmente.

La formación de usuarios, la capacitación constante del bibliotecario en nuevas tecnología, la profesionalización, la actualización informática de las bibliotecas y la adaptación a las necesidades de los usuarios son pilares que deben trabajarse en pos de la biblioteca moderna. Sin embargo, todo esto será posible si el bibliotecario mantiene su esencia y no se olvida de sus orígenes.

“El bibliotecario no está autorizado a desconocer las reglas de catalogación o descripción bibliográfica (Vaticanas, AACRI, AACRII, ISBD), ni que tenga derecho a descuidar su conocimiento de sistemas de clasificación (Brunet, Hartwig, SCDD, CDU, LCC, Regensburg Classification Scheme), aun cuando el ejercicio de la profesión actualmente no le exija con gran frecuencia su uso. También ha de conocer en lo posible los diversos formatos estandarizados para el registro bibliográfico (MARC, UNIMARC, FOCAD, CEPAL, etc.) y la dinámica de bancos internacionales de registros bibliográficos (OCLC). Que el universo de Internet resulte confuso (y hasta angustiante) no autoriza al bibliotecario a ignorar sus múltiples selvas. Por el contrario, como buen baqueano, ha de saber abrirse paso por entre el espesor de los frondosos bosques virtuales y llegar a destino con pericia, no perdiendo nunca el fin con que se lanzó a l búsqueda. Del mismo modo, el bibliotecario que aspire a conocer bien las existencias de un fondo bibliográfico, no solo ha de saber cómo han sido catalogados los libros en los últimos años sino que ha de conocer también (y bien) la historia de la catalogación en general y de la institución que las alberga en particular.” (CASAZZA, ROBERTO. 2004. El futuro bibliotecario: Hacia una renovación del ideal humanista en la tarea bibliotecaria. Buenos Aires: Biblioteca Nacional).

El bibliotecario también deberá ser parte de la alfabetización informacional. ¿De qué hablamos cuando nos referimos a este término? Según la UNESCO, faculta a la persona, cualquiera que sea la actividad que realice, a buscar, evaluar, utilizar y crear información para lograr sus objetivos personales, sociales, laborales y de educación. Las personas que dominan las bases de la información son capaces de acceder a información relativa a su salud, su entorno, su educación y su trabajo, así como de tomar decisiones críticas sobre sus vidas.

En un mundo digital, la alfabetización informacional requiere que los usuarios cuenten con las competencias necesarias para utilizar las tecnologías de la información y la comunicación y sus aplicaciones, a fin de tener acceso a la información y poder crearla. Existen otros dos tipos de alfabetización que están estrechamente relacionados con la alfabetización informacional: la alfabetización informática (conocimiento de técnicas de comunicación e información) y la alfabetización en los medios de comunicación (comprensión de las diversas clases de medios y formatos por los que se transmite la información). Por ejemplo, para navegar en el ciberespacio y utilizar documentos multimedia con vínculos de hipertexto se requieren competencias técnicas para utilizar Internet, así como competencias básicas para interpretar la información.

Todo esto va de la mano de la aparición de las Tecnologías de la Comunicación e Información (TIC), que se ve reflejado en la diversificación de los medios y formas de comunicación, lectura y escritura, en la aparición de nuevos retos, nuevas formas de relación e incluso de preocupaciones alrededor de su utilización; esto genera nuevas oportunidades de aprovechamiento de las herramientas tecnológicas en el desarrollo de la labor bibliotecaria y la formación de un usuario crítico. Incluso, se hace imperioso promover la superación de la utilización instrumental superficial y poco crítica de éstas, buscando aprovecharlas como “medios ciudadanos” que ayuden a transformar los modelos de sociedades actuales. Es a partir de esto, que la biblioteca tiene una gran oportunidad, mediante sus programas de formación de usuarios y su servicio de información local, de generar estrategias que contribuyan a la formación e información de personas que desarrollen competencias informacionales y ciudadanas, aprovechando las TIC, como entorno de participación social para el control y desarrollo integral de sus comunidades.

Es necesario que los bibliotecarios vean las TIC como una oportunidad de llegar a más personas, como una posibilidad de empoderarlos para que a través de la utilización de la información para la creación de conocimiento, conviertan estas herramientas en medios ciudadanos que posibilite la formación de ciudadanía crítica y participativa.

Por lo tanto, se hace necesario adquirir ciertas habilidades que posibiliten su correcto uso, pero más que aprender su uso instrumental, es utilizarlas como medio para el manejo crítico de la información. Es decir, se requiere de competencias para el uso de la información aprovechando las TIC.

El contexto social en cual nos encontramos inmersos, necesita de una institución bibliotecaria que no sólo garantice el libre acceso a la información sino que también se convierta en un garante que promueva el desarrollo de habilidades informacionales para la apropiación social del conocimiento y el desarrollo de competencias ciudadanas, con el fin de ejercer un papel crítico y participativo dentro de la sociedad.

Las Tecnologías de la Información y Comunicación deben ser vistas como herramientas o medios que, para el caso de las bibliotecas, permitan el desarrollo de habilidades informacionales para responder a un contexto cambiante que exige el desarrollo de la actitud crítica y participativa en el mundo social.

Es necesario para el bibliotecario desarrollar un pensamiento dinámico e interdisciplinario para responder a los diferentes desafíos que impone el modelo de sociedad actual y que pueda contribuir a repensar la biblioteca como espacio para la formación de ciudadanía crítica.

EL CAMINO A SEGUIR…

Muchas bibliotecas alrededor del mundo ya son pioneras y les están mostrando el camino a otras que vienen buscando su lugar en esta nueva época. La intención de esta selección es mostrar solamente algunos ejemplos de hacia dónde van las bibliotecas. Hay muchas otras, pero no es nuestro objetivo mostrar todo sino solo algunos casos destacados.

Biblioteca 10 de Helsinki (http://www.helmet.fi/library10): se puede leer en una hamaca, hacer negocios, coser a máquina, bailar, digitalizar formatos decadentes como casetes y cintas de VHS, tocar la guitarra o echar una siesta. Se puede casi cualquier cosa que jamás habría pensado hacer en una biblioteca.

Se puede porque su director, Kari Lämsä, pensó que en el nuevo mundo hay poco espacio para las viejas bibliotecas y mucho para las aventureras: “Tenemos que redefinir el papel que desempeñamos. Tenemos que ayudar a la gente, ser amigables, a veces somos demasiado formales y oficiales. Tenemos que decidir junto a los usuarios que materiales adquirimos y que necesitan. Yo no veo la biblioteca como una sala de estar sino como una cocina, donde cada uno trae ingredientes y cada día sale un menú distinto”. Ellos han dicho definitivamente adiós al almacén de libros.

Esta moderna biblioteca de Helsinki fue planeada pensando en las necesidades de los habitantes de la ciudad y de las posibilidades que ofrecen las TIC. También ha apostado por redibujar el trabajo de la biblioteca como un escenario móvil.

Jill Bourne, directora de la Biblioteca Pública de San José
Biblioteca Pública de San José, California (https://www.sjpl.org/): Jill Bourne dirige desde 2013 esta biblioteca. En menos de dos años ha logrado convencer a los políticos para que aumenten los fondos municipales para la institución y a las compañías para que aporten (gratis) su conocimiento. “Las tecnológicas reinvierten en innovación y desarrollo, no se dedican a regalar dinero, pero nosotros tenemos una reputación y una confianza del público que nos da valor añadido”.

Después de que ingenieros de eBay desarrollaron gratis una aplicación para la biblioteca, nuevas corporaciones como Microsoft, PayPal o Google están negociando algún tipo de colaboración. “El reconocimiento de la biblioteca pública es un reconocimiento del valor del conocimiento. Hay que hacer ver a los políticos que son esenciales”, defiende Bourne, que logró que en junio de 2014 se aprobara un impuesto final, sufragado por propietarios inmobiliarios, para financiar la biblioteca de San José.

Biblioteca Pública de Wuerzburg, Alemania (http://www.wuerzburg.de/de/buerger/stadtbuecherei/index.html): Anja Flicker, directora de la biblioteca desde 2010 hasta ahora, ha implantado los principios y métodos de la gestión del conocimiento y gerencia del capital intelectual, como una de las primeras experiencias en el terreno bibliotecario.

Logró que sus 40 empleados, en los que abundaba un perfil de veteranos desinteresados hacia la cultura digital, afrontasen una inmersión paulatina que ha resultado ejemplar. “No podíamos dejar a nadie atrás. Ha sido un proceso duro y lento, pero no tiene marcha atrás. Como bibliotecarios hemos de ser capaces de formar a nuestros usuarios en tecnologías y antes había que preparar al equipo”, contó Flicker, que recurre a un verso de Hilde Domin, una poeta huida del nazismo, para resumir su filosofía: “Puse el pie en el aire, y él me sostenía”.

Biblioteca Pública de Nueva York (http://www.nypl.org/): James English es el responsable del programa Library Simplified Ebook Inititative (http://www.librarysimplified.org/) en la red de la Biblioteca Pública de Nueva York (NYPL) con diez años más de experiencia en proyectos de transformación de ideas en productos y servicios tecnológicos. El programa Libray Simplified es considerado líder mundial en el avance de los sistemas de préstamo de libros electrónicos en bibliotecas públicas.

Además, las bibliotecas neoyorquinas se encuentran en pleno avance del programa de digitalización de sus contenidos, que ofrecen cada vez más títulos en formato electrónico.

Biblioteca Nacional de España (http://www.bne.es/es/Inicio/index.html): es una de las bibliotecas más importantes de Europa y del mundo. Recientemente firmó un acuerdo con la entidad pública Red.es (http://www.red.es/redes/), donde se invertirán cinco millones de euros para “conservar los fondos culturales y desarrollar el Depósito Legal de las publicaciones en línea, mediante el uso intensivo de las Tecnologías de la Información y las Comunicaciones”.

Se pondrán en marcha sistemas de información para la gestión, captura, depósito, indexación, acceso y difusión de contenidos, así como un sistema de preservación a largo plazo para las publicaciones web capturadas por medios automáticos, para las publicaciones transferidas a la BNE por otros medios (e-books, revistas electrónicas, etc.), y para el fondo digitalizado de la Biblioteca.

Biblioteca del Vaticano (https://www.vatlib.it/home.php): La Biblioteca Apostólica de la Santa Sede se encuentra inmersa en el proyecto de digitalización de 82.000 manuscritos. En la lista aparecen documentos históricos, que datan desde los orígenes de la Iglesia hasta el siglo XX, entre los que se destacan manuscritos de la América precolombina hasta el Lejano Oriente chino y japonés, pasando por todas las culturas y las lenguas que han enriquecido a Europa.

La Biblioteca Apostólica Vaticana, fundada por el papa Nicolás V (1447-1455), alberga aproximadamente 82.000 manuscritos, 100.000 documentos, 1.600.000 libros de imprenta (de los cuales 8.700 son incunables), 100.000 grabados y dibujos, 400.000 monedas y medallas y 150.000 fotografías.

Biblioteca Digital del Patrimonio Iberoamericano (http://www.iberoamericadigital.net/es/Inicio/): es un proyecto de la Asociación de Bibliotecas Nacionales de Iberoamérica (http://abinia.ucol.mx/) que tiene como objetivo la creación de un portal que permita el acceso desde un único punto de consulta a los recursos digitales de todas las Bibliotecas participantes.

Además del acceso al documento mediante una búsqueda simple y avanzada, el usuario desde la pantalla de inicio puede acceder a tres grupos de colecciones, destacadas por su relevancia y número de documentos disponibles en las bibliotecas integrantes. Es un portal adaptado a dispositivos móviles, multilingüe, construido sobre tecnologías de código abierto.


Biblioteca del Centro Cultural "Pedro López Elías" (http://www.ccple.com/biblioteca): pensar en la nueva biblioteca también es referirse al cuidado del medio ambiente. Este es el caso de esta biblioteca ubicada en Tepoztlán, Morelos (México).

La estructura del sitio cuenta con 42 paneles solares fotovoltaicos que generan 10 mil kilowatts de energía eléctrica. También tiene un sistema de almacenamiento de agua de lluvia que guarda hasta 650 metros cúbicos del líquido, que es filtrado y potabilizado para consumo humano. Cuenta con un acervo de 40 mil títulos.

Considerada la primera biblioteca cien por ciento ecológica de México, esta casa de libros se construyó con el diseño solar pasivo, lo que le permite recoger, almacenar y distribuir la energía del sol para reducir la demanda de calefacción.

Cuenta con un sistema de ventilación para quitar el exceso de humedad, filtrar los agentes contaminantes (polvo, suciedad y productos químicos) y sustituir el aire añejo por aire fresco del exterior.

ADAPTARSE A LOS CAMBIOS

Ya lo decía Melvil Dewey: “Es pasado el tiempo en que la biblioteca se parecía a un museo..." es el momento de poner manos a la obra rápidamente para no quedarse afuera del nuevo rol que les toca jugar a las bibliotecas dentro de la sociedad.

La tarea no es fácil, la actualización tecnológica requiere de una importante inversión económica. Sin olvidar, la capacitación que deben tener los bibliotecarios con estas nuevas herramientas. Pero el esfuerzo vale la pena.

No piensen que están solas en estos cambios. Como vimos en los ejemplos antes mencionados hay muchas entidades públicas, empresas privadas, fundaciones que están dispuestas a acompañar este nuevo impulso que necesitan las bibliotecas.

Ya no basta con pensar en una biblioteca para unos pocos, el bibliotecario debe lograr un pensamiento global, tener una actitud que abarque a todos los protagonistas de esta historia. A la biblioteca ya no la hace una sola persona, la hacemos entre todos.

PALABRAS DE BIBLIOTECARIOS

“Las bibliotecas que encuentren el balance entre su utilización innovadora del espacio para así satisfacer las necesidades de los usuarios -espacios silenciosos, salas de reunión, de talleres y de juego- y el acceso a recursos actualizados de información, tanto en formato digital como impreso, serán las más exitosas”, (Stuart Hamilton vicesecretario general de la Federación Internacional de Asociaciones e Instituciones Bibliotecarias (IFLA)).

“Las bibliotecas son un lugar para aprender, crear y compartir. Para el 2050 deberán contar con tres ingredientes: más tecnología, incluyendo centros de computación y lugares para aquellos que quieran tener acceso a wifi; más espacios para la comunidad, incluyendo auditorios y salas de reunión; y más espacios vibrantes y cómodos que incluyan áreas para los adolescentes”, (Courtney Young, presidenta de la American Library Association (ALA), que agrupa 56 mil bibliotecas en los Estados Unidos).

“La biblioteca del futuro debe de ser un lugar para dialogar, para intercambiar datos e informaciones. Una morada para elaborar conocimientos”, (Alejandro Parada, directora de la biblioteca de la Academia Argentina de Letras).

“La idea es dar acceso no sólo a los recursos que se han digitalizado en cada biblioteca, sino también a las obras que han digitalizado otras bibliotecas e instituciones del mundo”, (Elsa Barber, subdirectora de la Biblioteca Nacional Mariano Moreno de la República Argentina).

“La explosión de las tecnologías obliga a una mayor capacidad de adaptación. El bibliotecario deberá dar servicios más novedosos”, (Ana Santos Aramburu, directora de la Biblioteca Nacional de España).


BIBLIOGRAFÍA:

“Biblioteca Pública de Nueva York”. Wikipedia, 2015. Disponible en: https://es.wikipedia.org/wiki/Biblioteca_P%C3%BAblica_de_Nueva_York

"Bibliotecas siglo XXI: un nuevo pacto con los lectores". La Nación, 2015. Disponible en: http://www.lanacion.com.ar/1827464-bibliotecas-siglo-xxi-un-nuevo-pacto-con-los-lectores

CASAZZA, ROBERTO. 2004. El futuro bibliotecario: Hacia una renovación del ideal humanista en la tarea bibliotecaria. Buenos Aires: Biblioteca Nacional.

“Características sustentables de nuestro edificio”. Pedro López Elías Centro Cultural, 2015. Disponible en: http://www.ccple.com/articulos/13-articulos/37-caracteristicas-sustentables

“Cuatro líderes de la innovación bibliotecaria”. Readmagine, 2015. Disponible en: http://readmagine.fundaciongsr.com/story.php?id=355

“La Biblioteca del Vaticano digitalizará 82.000 manuscritos”. Soy Bibliotecario, 2014, Disponible en: http://soybibliotecario.blogspot.com.ar/2014/03/biblioteca-vaticano-digital.html

“Las bibliotecas de Nueva York permitirán llevarse unidades wifi a casa”. Soy Bibliotecario, 2014, Disponible en: http://soybibliotecario.blogspot.com.ar/2014/12/bibliotecas-nueva-york-wifi.html

“Las nuevas bibliotecas ya no son iglesias”. Soy Bibliotecario, 2015, Disponible en: http://soybibliotecario.blogspot.com.ar/2015/06/nuevas-bibliotecas.html

“Los fondos de la Biblioteca Nacional, a golpe de clic”. Ritmos XXI de información cultural, 2015. Disponible en: http://www.ritmosxxi.com/fondos-biblioteca-nacional-golpe-clic-14096.htm

“Los fondos de la Biblioteca Nacional de España estarán a disposición de los ciudadanos”. Madrid actual, 2015. Disponible en: http://www.madridactual.es/20151021700509/los-fondos-de-la-biblioteca-nacional-de-espana-estaran-a-disposicion-de-los-ciudadanos

"Más bibliotecas se suman a la Biblioteca Digital del Patrimonio Iberoamericano". Soy Bibliotecario, 2015, Disponible en: http://soybibliotecario.blogspot.com.ar/2015/10/bibliotecas-patrimonio-iberoamericano.html

OCHOA GUTIÉRREZ, Jaider (2012). Biblioteca y TIC: medios de información y comunicación para la formación de ciudadanía crítica. Helsinki: 78° Conferencia General: Congreso Mundial de Bibliotecas e Información. Disponible en: http://conference.ifla.org/past-wlic/2012/147-gutierrez-es.pdf

“Una biblioteca que piensa en el medio ambiente”. Soy Bibliotecario, 2014, Disponible en: http://soybibliotecario.blogspot.com.ar/2014/09/biblioteca-medio-ambiente.html

“Una puerta de acceso al Patrimonio Iberoamericano”. Soy Bibliotecario, 2014, Disponible en: http://soybibliotecario.blogspot.com.ar/2014/04/biblioteca-digital-iberoamerica.html

UNESCO. (2000). Alfabetización informacional. Disponible en: http://www.unesco.org/new/es/communication-and-information/intergovernmental-programmes/information-for-all-programme-ifap/priorities/information-literacy/

Comentarios

  1. Felicidades por toda la información recopilada... es Oro molido!!!
    Nos facilita ver la evolución de las bibliotecas, en la mía estamos iniciando este proceso y fue muy valiosa tu aportación.

    Saludos y Bendiciones!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola Rocío! Me alegra mucho que te sea útil esta información. Saludos y espero verte seguido por el blog con tus comentarios.

      Eliminar
  2. Exelente información especialmente para los estudiantes de información y documentación que ahora van por su licenciatura.Éxitos

    ResponderEliminar
  3. Me interesa el contenido de esta publicación para un trabajo final, será posible me lo puedan hacer llegarformato pdf. Adjunto con información, videos sobre temas que aborden servicios innovadores de bibliotecas. Gracias.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Hola María, puedes utilizar esta publicación colocando el crédito correspondiente al autor y al blog Soy Bibliotecario. No contamos con videos sobre el tema. Seguramente, realizando una búsqueda en Youtube podrás encontrar material de tu interés. Saludos y éxito en tu trabajo.

      Eliminar
  4. Excelente aporte.....millones de gracias

    ResponderEliminar
  5. Los felicito por la esclarecedora recopilación de información respecto a vislumbrar el futuro de nuestra profesión y de los servicios innovadores que necesitamos para permanecer dentro de las necesidades de nuestros usuarios, clientes o público en general.

    ResponderEliminar
  6. Después de darnos cuenta que debemos hacer un equilibrio entre los distintos espacios y soportes de la información, una vía considerable es la capacitación del personal de biblioteca junto con un plan bien elaborado de medición de los conocimientos, ya que no basta con solo capacitar. Todo lo anterior debemos enmarcarlo en la finalidad deser agentes de la información que en bade a la "Proactividad" vamos un paso más adelante.

    ResponderEliminar

Publicar un comentario